Con dinero, un buen empleo y un marido con futuro, no es tan fiera la suegra como la pintan.